Novedades

La economía del conocimiento habla inglés (Visita: El Doce TV)

Sería erróneo suponer este saber como una cierta cantidad de información intangible y desvinculada de la economía real ya que es como dijimos, un saber hacer que tiende a desarrollar la perspectiva de crecimiento de un sector productivo, de una provincia y de un país con relación a un mundo interconectado.

Las proyecciones son infinitas, más aún para una provincia como la nuestra, en la cual confluyen las oportunidades académicas y laborales con lazos a una comunidad global ilimitada.

Esta comunidad, es importante destacar, habla inglés como primera lengua.

En este contexto el bilingüismo se asume como un hecho. Hablar inglés ya no es un símbolo de estatus cultural si no una herramienta clave en el desarrollo de esta nueva economía y cada uno de nosotros como agentes activos de este proceso, encontraremos que este saber en particular es determinante para nuestro ingreso a un entorno económico y profesional sin fronteras geográficas.

Tomemos como ejemplo el sector tecnológico, el cual evidencia un crecimiento observable casi sin necesidad de análisis ni estadísticas y que sin embargo nos aporta datos más que relevantes en este sentido. El Ingeniero Pablo Gigy, Secretario del Córdoba Cluster Technology, refiere un 15 por ciento de crecimiento en recursos humanos empleados en este sector durante el último año y al mismo tiempo un 25 por ciento de participación del sector en las exportaciones.

Cada uno por sí mismo, estos datos nos hablan de la existencia de oportunidades laborales reales y de una expansión del mercado aún más real. Si los tomamos en conjunto sin embargo, los mismos datos aportan una nueva dimensión de complejidad y un nuevo ángulo desde el cual analizar esta economía del conocimiento, ya que la misma nos presenta al mismo tiempo con mayores posibilidades y mayores demandas de preparación.

Si nos disponemos a mirar otros sectores muy probablemente encontremos situaciones similares, que nos enfrentarán con esta realidad cada vez más elocuente:  el primer desafío es agregar valor, el segundo, es hacerlo en inglés.